La conspiración de la Bicicleta

Las teorías conspiratorias nacen de la desconfianza de las personas comunes hacia sus dirigentes, la idea de que personas que ostentan el poder conspiran para mantenerlo y dejar fuera de a la sociedad de las decisiones importantes que conciernen sus libertades y derechos. Estos grupos de poder incluso han generado leyendas populares como los illuminati, los templarios, los masones, grupos de política conservadora con el tiempo la creencia de estas sociedades que supuestamente buscan la dominación y control de la sociedad ha sido sustituidas en el inconsciente colectivo por las grande corporaciones, industrias y los grupos que las controlan el poder. Los hombres de negocios que controlan estas empresas, son personajes tan fuera del alcance de la persona promedio y que tiene en sus manos le destino de empleos de miles de personas y en algunos casos de las economías regionales, por lo que generan niveles de ansiedad en las personas. Tal ves por estas razones surgen entre las personas comunes ideas de conspiración en la que la sociedad en su conjunto no puede hacer nada para controlar la situación real o imaginaria.

Todo comienza cuando los derechos de unos estorban a otros. En los 60´s los inconformes con lo establecido se rebelaron contra todo lo que representara un poder no accesible a las masas, llámese como se llame, todo aquel que se levanta e instiga para reclamar lo que por derecho le pertenece es visto por los conformistas, como un mal que la sociedad produce de ves en cuando. Generalmente son jóvenes idealistas que con el tiempo se convencen de lo inútil de su lucha y pasa a formar parte de los conformistas, sin embargo conservando un poco de ese idealismo y romanticismo juvenil, alguien como respuesta defensiva al poder político y económico desarrolla una teoría conspiratoria que resuelve de alguna forma la ansiedad generada por la impotencia para enfrentar a los imaginarios conspiradores.

Teorías de la conspiración que sostienen los negacionistas del calentamiento global

El diario inglés The Telegraph ha realizado un interesante compendio de las teorías de la conspiración con las que los negacionistas del cambio climático intentan explicar cómo científicos y ecologistas manipulan, según ellos, la información para convencernos de la que, según ellos, es una terrible mentira: el planeta, según ellos, no se está calentando. Bueno, quizá sí, pero no es culpa de la actividad humana por lo que se puede seguir quemando petróleo y carbon sin ningún remordimiento.

Andrei Areshev, un científico político de Rusia, sugirió que la discusión sobre el cambio climático podría tener como objetivo facilitar pruebas de armas por parte de Estados Unidos, lo que podría provocar sequías, borrar cultivos, e inducir diversos fenómenos anómalos en algunos países. ¿Y cómo exactamente llamar la atención sobre los problemas medioambientales del planeta podría ayudar a esconder pruebas de armamento, me pregunto yo?

Melanie Phillips, una columnista, dice que la discusión sobre el cambio climático es una “variación de una ideología de izquierda, antiestadounidense, antioccidental, que va de la mano con los movimientos antiglobalización y la creencia de que todo lo hecho por el mundo industrializado es malvado.” Curiosamente, Gou Hongyang, autor chino, dice que el calentamiento global es un complot de Occidente.

Un documental de la cadena de televisión inglesa Channel 4 propuso que Margaret Thatcher insistió en la idea del cambio climático para promover la energía nuclear y lograr así librarse de sus principales enemigos: los sindicatos de trabajadores de la industria británica de la energía. Vaclav Klaus, presidente de la República Checa, parece creer en cambio que es un complot de la izquierda, que quiere acabar con el desarrollo libre y espontáneo de la humanidad, y crear una suerte de sociedad planificada.

Hasta nosotros tenemos nuestra teoría de la conspiración y es que las despiadadas empresas multinacionales, que evolucionaron a través de los siglos a partir de sectas secretas y grupos de poder que por siempre han mantenido a la humanidad viviendo a un paso de la barbarie y que son las que dictan por medio de la desinformación, la ignorancia y el fanatismo ahora han decidido que la humanidad este al borde de una catástrofe planetaria de proporciones ecológicas descomunales por medio de propiciar el uso indiscriminado de combustibles fósiles. Esto comenzó con la revolución industrial es un plan a largo plazo –300 o 400 años– para eliminar a la población no necesaria y de esta forma poder tener mas espacio para sus campos de golf y sus centros comerciales por no decir de lugares para estacionar sus automóviles.

Pruebas de la conspiración en China

La producción de bicis tradicionales disminuyó mientras la producción de bicis eléctricas se elevó el año pasado en China, información del presidente de la Asociación de Bicicleta de China (CBA).

China produjo 76.06 millones de bicicletas en 2009, esta producción bajo el 13.2 por ciento a partir de 2008, y fue la disminución más grande desde 1996, mientras el país produjo 23.69 millones de bicicletas eléctricas en 2009, 8.2% más comparado con 2008, dijo Zhongchao, presidente de CBA, en la décima Exposición Internacional de Bicicletas del Norte de China en Tianjin.

Las compañías de energía, en cooperación con la industria automotriz, han saturado el mercado con coches. Alguien que puede permitirse un coche, ahora ya tiene 2 o más. Es el área de crecimiento número uno en exportaciones, pero las empresas de energía (las de carbón en particular) todavía están preocupadas por el futuro.

¿Cómo meterse más del mercado chino que es el más grande usuario de bicicletas?

Bien, todavía hay mucha gente que circula en bicicletas en ese país. A la industria de energía ya sea de petróleo o de carbón no le gusta esto ya que estos ciclistas no son sus clientes, y aún hay más, a la industria alimentaria no le gusta que un segmento grande de la población tenga actividades sanas al aire libre como es el ciclismo. Podría hacerlos pensar en consumir menos comida chatarra y derribar aquellas estadísticas de obesidad que tanto preocupan a los liberales.

Entonces la solución al problema: ¡bicis eléctricas!

Estas cosas son perfectas. En primer lugar, son vendidas como ambientalmente amistosas. La verdad es que ningunas emite repugnantes emisiones, al menos directamente. Nadie debe preocuparse sobre como se producen sus baterías y que se debe de hacer con ellas después de que dejan de servir lo único importante es que se conecten a la red eléctrica y consuman energía. Las compañías productoras de carbon que a su ves le venden a las que generan electricidad serán felices por esto, sin hablar de las productoras de baterías, la mascara ecológica de la bicicleta eléctrica es perfecta.

En segundo lugar, aunque la gente pareciera usar “bicicletas”, desarrollando una actividad sana, ellos realmente solo se sientan en su “Bici” y permiten que la electricidad producida principalmente con carbon abastezca de electricidad su paseo. Excelente, no hay necesidad de reducir el antojadizo consumo de comida chatarra. Tener buena salud y por consiguiente estar en buen estado físico no es primordial.

En tercer lugar, y quizás lo más insidioso, la proliferación de estas máquinas infernales no sólo reducen en el uso de la bicicleta fomenta el sedentarismo.

Ahí lo tiene usted saque sus conclusiones. ¿Al final de día, estas máquinas verdes echan una mano a la industria automotriz, industria hullera, compañías petroleras, conglomerados de comida chatarra, fabricares de baterías tóxicas — ¿excluí a alguien?

La Conspiración de la Bicicleta y otros Cuentos de la política internacional

Éstos son días bastante embriagadores para los ciclistas.

Mayo, Mes de la Bicicleta, finaliza, y generalmente tiende a ser considerado como un mes ideal para la introducción del ciclismo a un auditorio más amplio y más grande.

El Departamento de Transporte estadounidense, en vos del subsecretario Ray LaHood, ha hecho de la bicicleta y otras formas del transporte alternativo una prioridad en la política de transporte nacional. Cada vez más comunidades son nombradas como “amistosas al ciclismo” por la Liga de Ciclistas Norteamericanos.

Las cosas parecen bastante bien ¿o no lo siente usted así?

Pero no todas las noticias son buenas. Cuando el Secretario La Hood, anunció la política estadounidense de fomento alciclismo, algún Congresista del medio oeste bromeó: “¿qué es lo que están fumando en ese departamento” . Un “BiciRacista” de San Francisco, recientemente y de forma deliberada embistió a cuatro ciclistas, con severidad perjudicando al menos a tres de ellos. A mucha gente le disgustan los ciclistas. Afróntelo.

Había una columna en Waterbury, de tendencias republicanas que pareció dar voz al sentimiento más radical anti bicicleta, que en muchos casos está sólo debajo de la superficie. Fue escrito por D. Dowd Muska, identificado como un escritor y conferenciante.

El señor Muska cree que las bicis están bien para los niños y libertinos, el hecho que los infantes monten sus bicicletas cada vez menos y jueguen mas a los videojuegos esta bien. Pero adultos que andan en bicicleta, él no tiene la paciencia para eso. “Los adultos que andan en bicicleta son una molestia y ellos encabezan una cruzada que roba del presupuesto de las ciudades y es cada vez más desagradable. Él considera que el ciclismo genera dos ideologías detestables que cada ves son mas populares: extremismo de antiobesidad y eco-locura. “El poder de pedal, nos dicen, sólo no le hará más delgado, reducirá su ‘huella de carbón y eso es parte de la mentira del calentamiento global”.

Usted puede adivinar probablemente las opiniones políticas del l señor Muska . Como muchos con visiones políticas radicales, él huele una conspiración. “La bicicleta ha alcanzado un estado que no puede ser ignorado.” la “ bicicleta” tiene sus tentáculos en todas partes.

Muska ha comenzado un debate informado, racional. Lo que nos da también, es la oportunidad de conocer mejor al enemigo de la bicicleta.

Conspiración de las bicicletas Hace girar Ciudades hacia la Dominación Mundial

Mas ciudades a través de estados unidos están emprendiendo un camino despacio pero seguro para transformarse y las calles una vez usadas por coches están siendo sustituidas por Rutas de Bicicleta. Ciudadanos inconformes con estos cambios han mostrado cólera ya que según ellos y sus automóviles han perdido popularidad y son confinados a apretados espacios en las calles. Y su razonamiento es ¿Si no hay una Conspiración, por qué es esto, ellos (los ciclistas) usan Símbolos Internacionales? – se refieren a los símbolos de bicicletas pintados en el pavimento– y están molestos por que en las céntricas calles de sus ciudades ya no pueden estacionarse en donde ahora están los ciclocarriles de hacerlo serían multados por las autoridades.

La oleada “anti verde” que sacude Estados Unidos ha golpeado finalmente Nueva York. Un grupo de vecinos pudientes, al más puro estilo “Tea Party”, ha decidido amotinarse y llevar a los tribunales el “Ciclocarril” que desde hace unos meses rodea el pulmón verde de Prospect Park en Brooklyn.

Las bicicletas, aseguran, son una amenaza para la seguridad vial. El carril rompe la estética “histórica” del barrio. Hay menos sitios para estacionar las Grandes camionetas Hummer y BMW. Y no hay derecho a que le “roben” un carril al coche para cedérselo alegremente a las dos ruedas.

Moraleja: mejor tragar humo que pedalear a pleno pulmón…

La batalla definitiva por el futuro de la bicicleta en las grandes ciudades se está librando estos días en Brooklyn, como anticipaba Matt Seaton periodista en The Guardian. Fuimos testigos de hasta dónde está llegando este enfrentamiento visceral entre los defensores de la biciceta (la abrumadora mayoría) y la poderosa “resistencia”, orquestada entre otras por Iris Weinshall (esposa del senador demócrata Charles Schumer).

Aprovechando su notoriedad y su influencia, la esposa del senador ha fichado a un abogado de altos vuelos, Jim Walden, para acabar con el carril “verde” sin tomar en cuenta al 71% de los vecinos que –según el Ayuntamiento- apoyan el derecho de las bicis a contar con su propio espacio sobre el asfalto.

Ahí les duele a los detractores de las dos ruedas. En apenas cuatro años, la red de “Ciclovías” se ha duplicado en Nueva York y llega ya a los 650 kilómetros. El número de ciclistas urbanos ha aumentado un 25% y supera los 200.000. En varias avenidas de Manhattan y en la polémica West Park Slope, se han acondicionado calles para que las bicis puedan circular separadas del tráfico.

Y todo gracias a la valentía de la “jefa” del Departamento de Transportes, Janette Sadik-Khan, que predica con el ejemplo y suele ir a trabajar en bicicleta. Ultimamente, mientras arreciaba la batalla de Brooklyn y se escuchaban voces pidiendo su dimisión, la “Juana de Arco” neoyorquina cortaba en Washington la cinta inaugural de la Cumbre Nacional de la Bicicleta, instando a los norteamericanos a superar su dependencia enfermiza del coche.

“La gente tiene que entender que cuando creamos “Ciclovías” con separadores del trafico automotríz estamos mejorando la seguridad de todos. Rediseñar las calles no es fácil, y a veces puede resultar doloroso. Pero estamos poniendo en práctica métodos ya probados que sirven para calmar el tráfico y hacer de la ciudad un espacio más vivible”.

En Brooklyn, sin embargo, el grupo bautizado como Vecinos por Mejores Ciclovías ha llevado el asunto esta semana hasta los tribunales. “Nos han llamado de todo, pero no somos el enemigo de nadie”, aseguró anoche Louise Hainline, portavoz del grupo en el acalorado debate en el que participaron 300 vecinos. “Lo que queremos es mejorar la seguridad y devolver su carácter a nuestros bulevares”.

En una proporción de ocho a uno, ganaron los defensores de la bici, que contaron con la complicidad del concejal Brad Lander: “Quienes cuestionan la seguridad deben saber que no se ha producido ni un solo accidente ocasionado por la bicicletas. Es más, las heridas causadas por los coches han registrado un mínimo histórico, y eso en gran parte debido a las medidas para moderar el tráfico”.

“La “manía” contra las bicicletas está alcanzando unos niveles absurdos”, denuncia por su parte Aaron Naparstek, al frente de la iniciativa Calles Vivibles. “Ese sentimiento está totalmente divorciado de la realidad, no se sostiene con hechos y está siendo instigado por el “lobby” jacobino contra las dos ruedas”.

Espoleando la campaña contra las bicicletas –y reclamando la hegomonía del coche– tenemos al New York Post de Rupert Murdoch. El New York Times, que esta semana destacó la historia en portada, no se queda atrás. Y entre uno y otro están contribuyendo a que la polvora se propague por el Upper West Side y por el East Village, donde ya se está cuestionando la “escasa utilización” del espacio robado por los “Ciclovías”.

A estas alturas, es conviene recordar cómo arrancó la ofensiva contra las dos ruedas en Nueva York. Todo empezó en el 2009, cuando el “Ciclocarril” de Williamsburg provocó el furor de los judíos jasídicos, “horrorizados” por la provocativa estampa de mujeres con faldas y pantalones ajustados sobre el sillín. Pero eso dará ya para otra historia: “Demasiado “sexy” para Nueva York”…

Una conspiración de la ONU

Obscuros intereses están forzando a los Norteamericanos a usar bicicletas en favor del nuevo orden mundial

Hace tres meses, alcalde de Denver Colorado, el candidato demócrata a gobernador John Hickenlooper, ayudó a comenzar un programa ambicioso que ha atraído 14,000 millones de dólares en ingresos en favor de la Bici y ha sido un éxito. Pero los opositores de Hickenlooper ven algo al acecho y siniestro, detrás de las políticas del alcalde:

El candidato a gobernador republicano Dan Maes advierte a votantes que las políticas del alcalde de Denver John Hickenlooper, en particular sus esfuerzos de incrementar el uso de la bici, “convierten Denver en una comunidad de las Naciones Unidas. Todo esto esta muy encubierto, pero será expuesto,” dijo Maes a aproximadamente 50 partidarios, en una entrevista posterior pensaba que los esfuerzos del alcalde de promover el ciclismo y otras iniciativas ambientales eran inocuos y bien intencionados. Maes, dijo que él se refería al ingreso de “Denver en el Consejo Internacional para Iniciativas Ambientales Locales, una asociación internacional que promueve el desarrollo sostenible y ha atraído el ingreso de más de 1,200 comunidades, 600 de las cuales están en los Estados Unidos.” Denver ha sido un miembro del grupo desde 1992, 11 años antes de que Hickenlooper se hiciera el alcalde. Sólo la semana pasada, el Secretario de Transporte Ray LaHood — un ex-miembro de Congreso republicano — visitó Denver, con casco, listo para un paseo en bicicleta por la ciudad, y llamó el programa de fomento al ciclismo “un modelo para Nortemérica.”

En México el movimiento ciclista y ecológico apenas esta despuntando, este ha sido aprovechado por empresas y grupo políticos para cubrirse con su manto verde y así obtener una fachada de conciencia social, los escasos esfuerzos para crear una red de ciclovías en las diferentes ciudades se han visto frenados por intereses ajenos muchas veces a los ciclistas y las autoridades. Por otro lado el movimiento ciclista también ha encontrado diferentes actitudes por parte de la sociedad unos a favor y otros en contra sin embargo ha avanzado mucho y solo ha encontrado resistencia en sectores conservadores, en el marco político el ciclismo ha sido favorecido por grupos mas progresistas que ven en esta actividad no solo un medio de transporte si no ademas una forma de integración social y de salud. Aun falta mucha infraestructura, cultura y difusión para que se pueda decir que alguna de las ciudades de México sea considerada amistosa para la bicicleta y dependerá de en gran medida de la participación de la sociedad para lograr mas avances.

 

 

Juan Morales

Hay conspiraciones en este país para que la bicicleta no se desarrolle lo suficiente ¿donde estan los 300 km de ciclovía que prometio Ebrad? o la cliclovía en ejecentral, ahí hay locutores de radio que hablan mal de los ciclistas, la cosa no esta fácil

Comments are closed