El riesgo de ser atropellado en bicicleta

En una encuesta que encontramos en internet 17,3% contestaron que el principal inconveniente de la bicicleta es el riesgo de ser atropellado. A eso hay que sumarle un buen número de respuestas que podemos considerar en la misma línea: el exceso de tráfico (9,9%), la falta de suficientes vías ciclistas exclusivas (12,1%) o la falta de respeto por parte de los conductores (3,2%).

Creo que esta encuesta es de España y no refleja ciertamente que sucede en México, en las pláticas y conferencias y hasta en conversaciones con amigos podremos darnos cuenta que hay un miedo inherente a usar la bicicleta como medio de transporte. Escuchamos los que la usamos todos los días, de los accidentes de conocidos o nos fijamos más en las noticias sobre ciclistas atropellados. Los grupos ciclistas del país, se encargan de recordarnos estos accidentes instalando bicicletas blancas, las famosas bicicletas fantasma en los lugares donde algún ciclista perdió la vida. No hay estadísticas confiables en México, tal vez la Secretaría del Medio ambiente o algún otro organismo tenga resultados sobre cómo andamos en números, de lo que estamos ciertos es que en México suceden a diario.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), México es uno de los 10 países con más accidentes viales en el planeta.

En la capital mexicana ocurre la mayoría de los percances. Estadísticas de la Secretaría de Seguridad Pública local revelan que diariamente son atropelladas 14 personas en la ciudad.

Según el Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática (INEGI), en ciudad de México hay 352 accidentes de ciclistas al año.

Según el Instituto diariamente en ciudad de México se realizan más de 100.000 viajes en bicicleta, el 57% por motivos de trabajo.

Así, utilizar este vehículo en la capital es relativamente seguro, según las autoridades.

“La probabilidad de que mueras en un accidente con tu bici es bajísima, tendrías muy mala suerte. El problema son los automóviles”.

De acuerdo con Notimex, no hay cifras oficiales que revelen el número de accidentes viales ocurridos en bicicleta; al menos tres peticiones de acceso a información pública a distintas dependencias del Distrito Federal no han tenido respuesta en los últimos años.

Areli Carreón, presidenta de la asociación Ciclismo Urbano Bicitekas, consideró que la ausencia de estadísticas no es extraña; “las cifras cuentan distinto, las clasifican diferente y por supuesto no tienen los mismo plazos, las mismas condiciones; cuando llegan a encontrar información y la comparas, jamás va a coincidir con otra”.

Bicitekas hizo 103 recomendaciones al Gobierno del Distrito Federal, que agrupó en el documento “Promoción del uso de la bicicleta en la ciudad de México”.

En él tratan temas como regulación, planeación e infraestructura vial, acciones de intervención urbana para la bicicleta, marco institucional, promoción del uso de la bicicleta, cumplimiento y aplicación de la ley y presupuesto.

La asociación ciclista lamentó en el documento que la autoridad local sólo ha atendido 10 de esas peticiones de manera total, 26 de manera parcial y 67 han quedado en el aire.

También aseguró que el uso de la bicicleta como medio de transporte no ha logrado avances significativos, dos años después de que se anunciara una política pública que lo establece como prioritario.

Ciclistas y Conductores, un problema global

Siempre resulta interesante y enriquecedor investigar y saber cómo resuelven en otros países problemáticas que nos son afines. Lo que sucede en España con los ciclistas y los conductores nos resulta conocido, tenemos bastante en común.

La mayoría de los accidentes se producen por actitudes incorrectas, tanto por parte de los conductores, como de los propios ciclistas Cada año mueren en las carreteras españolas más de un centenar de ciclistas. Solamente en 2005 las bicicletas se vieron implicadas en 2.338 accidentes de circulación con víctimas.

La tercera edición del informe “Las principales cifras de la Siniestralidad Vial”, de la DGT, destaca que la mayoría de estos siniestros (el 74%) se produjeron por colisiones con otro vehículo, y, contrariamente a lo que se pudiera pensar, sucedieron principalmente en zona urbana (68%).

La distracción, los giros y adelantamientos incorrectos o la invasión repentina de otro carril son las principales causas de los accidentes en los que están implicados conductores y ciclistas. No obstante, la seguridad de las personas que viajan no sólo depende de la actitud de los conductores, sino también de su propia iniciativa para extremar las precauciones y no cometer imprudencias.

Evitar accidentes

El 10% de los accidentes graves de los ciclistas se debe a puertas que se abren en el momento en que el ciclista está pasando.

Que problemas enfrentan en California

Con 130 muertes por accidentes de bicicleta y más de 11.000 lesiones en accidentes de bicicleta cada año, la seguridad de la bicicleta es un problema grave en California. Y uso de la bicicleta solo está creciendo, mientras los residentes comienzan a usar bicicleta como un modo más sano de trasporte y más ecológico, disfrutar de hermoso entorno del estado. De hecho, en el Liga de Ciclistas Americanos San Francisco y Oakland están en los primeros lugares como lugares seguros para los ciclistas colocándose en los sitios 4to y quinto respectivamente. El aumento se basó en un aumento de dos dígitos en el número de pasajeros durante el año pasado solo. San Francisco cuenta con un 10% de ciclistas más que el año pasado, y el número de usuarios de Oakland aumentaron un 18 por ciento.

Si bien esto es muy bueno para ambas ciudades, es un problema para la seguridad ciclista si los gobiernos municipales y estatales no ponen en práctica medidas como más carriles para bicicletas y, aprobación de leyes en su beneficio. En el pasado, las leyes han favorecido a los vehículos como reyes de la carretera.

En la actualidad, sólo nueve estados tienen sanciones penales para los accidentes de tráfico de bicicletas: Alabama, Arizona, Georgia, Hawái, Idaho, Nebraska, Nevada, Carolina del Norte y Utah. California está notablemente ausente. Pero en los últimos meses, los legisladores del estado han manifestado su intención de tomar en serio la seguridad de los ciclistas. Alcalde de Los Ángeles Antonio Villaraigosa pidió una ley del casco en todo el estado para todas las edades.

Conductores Ciclistas los más débiles

Según la Dirección General de Tráfico española, las infracciones más habituales cometidas por los conductores sobre los ciclistas son: distracción, velocidad inadecuada, adelantamientos antirreglamentarios y giros incorrectos. El conductor es el causante del percance en el 44% de los casos, probablemente en México ese porcentaje sea aún mayor al 50% según nuestra percepción y experiencia cotidiana, solamente en la ciudad de México en Coyoacán donde hay “carriles exclusivos para ciclistas” estos son invadidas por los automóviles e incluso por los vehículos de la policía.

Por una convivencia cívica y segura Si se cruza con ciclistas que van en paralelo, no les grite ni les pite. Lo hacen para ser más visibles. Si le precede un ciclista, mantenga la distancia de seguridad. La capacidad para frenar de la bicicleta es mayor que la de un vehículo y podría detenerse más rápido de lo esperado.

Cuando se acerque a un ciclista reduzca su velocidad y extreme la atención, sobre todo en intersecciones, rotondas y túneles. Avise de su presencia al ciclista con un suave toque de claxon cuando esté a unos 100 metros. Sepa que si un ciclista no circula por la banqueta o arcén o invade su carril no lo hace para molestarle, en la ciudad de México está en su derecho. Puede que lo que pretenda sea evitar un bache, un charco, piedras o restos (neumáticos, manchas de aceite, basura, etc.) dejados por otros vehículos.

También suelen hacerlo para ser vistos cuando están llegando a cruces con carreteras laterales, o para disuadir a los conductores de adelantarlos en carreteras estrechas. Cuando llegue a un cruce, rotonda o semáforo en el que un ciclista tenga preferencia, no olvide que debe ser tratado como cualquier otro vehículo, cediéndole el paso si es necesario, sea cortes usted tienen un auto con motor, lo que significa que usted tiene la energía de su auto un ciclista tiene la energía de su cuerpo para volver a tomar velocidad.

Adelantamientos correctos

Antes de adelantar a una persona que viaja en bicicleta debe tener en cuenta que si no lo hace a la distancia legal establecida -un metro y medio- no sólo estará incumpliendo la ley, sino que además estará poniendo en peligro una vida humana.

Durante el adelantamiento, reduzca la velocidad.

Cuando sobrepasa a un ciclista a gran velocidad, su vehículo provoca un efecto de viento que puede desestabilizarlo. Ha de saber que si los conductores redujeran la velocidad de sus automóviles en sólo 5 km/h, la mortalidad en el colectivo ciclista se reduciría un 25%.

Ciclistas, las mismas obligaciones que los demás vehículos

La bicicleta es un vehículo, y como tal debe respetar las normas de circulación, sobre todo en la entrada de glorietas y cruces. Facilite en lo posible las maniobras a los conductores, sobre todo cuando transite en grupo. Recuerde que las carreteras y calles son de todos.

Señalice sus maniobras. No olvide que no está sólo en el asfalto. Advierta de sus intenciones al resto de usuarios de la vía. Señale la maniobra antes de arrancar, detenerse o cambiar de dirección. Circule en línea recta al pasar por líneas de coches aparcados sin zigzaguear entre ellos.

Ver y ser visto

Hágase ver por el resto de conductores. Vista ropas de colores vivos. Es obligatorio por ley el uso de reflectantes por vía interurbana siempre que sea obligatorio el uso de alumbrado -delantero y trasero-, es decir, en túneles o de noche. La prenda reflectante debe permitir ser distinguido por otros conductores y usuarios a una distancia de 150 metros. Preste atención a las luces de su bicicleta. Los antiguos dinamos, que generan luz sólo cuando la rueda está en movimiento, no son recomendables porque se quedará a oscuras en cuanto se detenga, por ejemplo en los cruces o en un semáforo.

Pedaleadas seguras

Siempre que salga lleve consigo su identificación, número de teléfono, dinero y un documento con datos sanitarios que incluya el grupo sanguíneo y las posibles alergias. No olvide que el casco es fundamental para su seguridad. Está comprobado que en caso de accidente, su uso puede reducir hasta un 85% el riesgo de sufrir heridas en la cabeza. Para que un casco sea fiable debe absorber bien los golpes, ser resistente a los objetos penetrantes, no tener bordes cortantes y sujetarse firmemente pero sin presionar en exceso. Deje la música en casa. Los auriculares no le permiten controlar el tráfico que le rodea.

Respeto y precaución en la ciudad

El uso creciente de la bicicleta como medio de transporte urbano redobla la necesidad de que los conductores, y los propios ciclistas, tomen conciencia de que las vías de las ciudades son ámbito de convivencia, y no un coto cerrado, de unos y otros.

Conductores

En ciudad, no hay que bajar la guardia No se altere si se encuentra a un ciclista en medio del carril, sobre todo si circula por ciudad, porque la ley reconoce su derecho a hacerlo. Lo mismo ocurre en los descensos prolongados. No pierda de vista los retrovisores cuando circula por ciudad, especialmente antes de apearse del vehículo. En el momento de abrir la puerta, tanto usted como sus acompañantes pueden dañar a los ciclistas. La nueva normativa de Tráfico pone especial atención a este aspecto. Si estaciona su vehículo en doble fila, sobre las pistas especiales para bicicletas, o en un arcén, sepa que está obligando a los ciclistas a circular mezclados con el tráfico, sepa usted que eso además es infracción en la ciudad de México.

Ciclistas Sin riesgos, también en ciudad

Cuando circule por ciudad junto a una fila de coches aparcados, sitúese algo más a la izquierda en el carril para no chocar con una puerta que se abra inesperadamente. El 10% de los accidentes graves de los ciclistas se debe a puertas que se abren de repente en el mismo momento en que el ciclista está pasando. En un semáforo nunca se detenga en el ángulo muerto de visión del automóvil. Hágalo detrás o a la derecha del mismo, pero esté siempre visible. Extreme la precaución con los autobuses y vehículos largos, ya que necesitan más espacio para girar y puede quedarse en medio y sufrir un accidente.

No cabe la menor duda, la bicicleta va ganando, como medio de transporte, un cada vez mayor número de adeptos, debido en buena medida a grandes virtudes como son su mayor versatilidad, su carácter totalmente respetuoso con el medio ambiente, su nula dificultad de aparcamiento o la posibilidad que ofrece al usuario de realizar una sana actividad al aire libre mientras se desplaza.

Sin embargo, esta realidad esperanzadora y positiva presenta una cara negativa cada vez más evidente. Nuestras ciudades y carreteras no están todo lo preparadas que deberían para su uso, lo que ha venido provocando en los últimos años un considerable aumento de los siniestros de tráfico protagonizados por ciclistas.

Este tipo de sucesos resultan especialmente trágicos por la débil posición que presentan los mismos frente al resto de vehículos como son las motocicletas o los coches y camiones.

Además, el hecho de que en la mayor parte de las ocasiones no empleen el casco (en España, por ejemplo, éste tan solo resulta obligatorio en los desplazamientos interurbanos) ni ningún otro tipo de protección auxiliar, no hace sino aumentar las posibles consecuencias negativas de los posibles siniestros.

Las Principales causas de los Accidentes de circulación con bicicletas

Entre los factores fundamentales de accidente de ciclistas se encuentran:

–       La ausencia de carriles-bici o de sendas ciclables en nuestras ciudades.

–       El deficiente estado de las vías o su mala señalización.

–       La imprudencia y temeridad de muchos conductores, y en muchos casos su falta de paciencia a la hora de rebasarlos, que hace que no tomen todas las medidas oportunas para minimizar los riesgos (por ejemplo, respetar la distancia mínima de seguridad).

–       La propia falta de cuidado exhibida por muchos ciclistas, sobre todo en desplazamientos urbanos, que actúan al circular por la calzada como si no estuvieran sujetos a las mismas reglas que los automóviles, saltándose semáforos y otras señales e indicaciones.

–       Las condiciones climáticas adversas, que podrían provocar resbalones y caídas, así como el tránsito con reducida luminosidad.

Pautas para los ciclistas para reducir sus riesgos

Siguiendo ciertos consejos e indicaciones básicas, el ciclista puede evitar, o cuando menos, minimizar buena parte de los riesgos propios de su opción de transporte.

Así, un empleo adecuado de las señales con los brazos, el uso de reflectantes y luces en circunstancias de poca visibilidad o el empleo del casco y otras protecciones, además de un respeto escrupuloso de todas las Normas de Circulación, podrían permitir, sin duda alguna, que las trágicas cifras de fallecidos en este tipo de sucesos se redujeran drásticamente.

¿Qué hacer en caso de accidente?

Pese a todas las medidas de precaución que pudieran adoptarse, ciertos accidentes son inevitables, sin que el propio ciclista hubiera podido hacer nada para evitarlos.

Si hubieras sufrido un accidente de bicicleta, sufriendo lesiones de consideración, y no hubieras sido responsable del mismo, podrías reclamar una compensación que te cubriera por los daños sufridos, fundada en el Principio de Responsabilidad Civil. No lo dejes pasar y reclama lo que te corresponde.

¿Reclamación de daños, protección jurídica integral y seguros contra accidentes?

Si te ves envuelto en un accidente muchos ciclistas se preocupan primero por su bicicleta y después por su persona. Es natural después de unos minutos podrás notar si tuviste un raspón o algo mayor. Lo que si te podemos decir es que tienes que tener en cuenta que deberás defender tus derechos, el policía de tránsito, el agente de seguros y hasta el ministerio público puede obrar en tu contra, la cultura del automóvil está muy arraigada pero la ley está de tu lado ¿que debes de hacer?

Independientemente de que el vehículo causante tenga una póliza de seguros, el perjudicado debe realizar una reclamación en firme a la compañía de seguros de éste, para ser indemnizado. En muchas ocasiones dicha reclamación es lenta, costosa y problemática. En otras ocasiones el vehículo causante se puede dar a la fuga, o también se puede dar el caso de que no haya acuerdo entre las partes y se tenga que ir a un procedimiento legal o demanda, recuerda que en México la ignorancia de los ministerios públicos, policías y hasta de los seguros seguramente obraran en tu contra, sin embargo debes de tener en cuenta tus derechos como ciudadano. Las aseguradoras tratarán de pagarte lo menos posible, si pierdes días laborales y tienes perdidas económicas por ese accidente quien lo cubre.

Si optas por un abogado particular, todas las gestiones pertinentes, conllevan gastos en ocasiones muy elevados que debes de costear. Y si hay lesiones importantes, se tienen que pedir informes médicos y forenses.

Una buena recomendación es contar con un seguro de protección jurídica, te recomendamos que leas bien antes de contratarlo y verifiques que realmente te defiendan hasta las últimas consecuencias. Si ya lo contrataste asegúrate de que el abogado que te represente este realmente cumpliendo con su trabajo he visto abogados de aseguradoras haciendo el menor esfuerzo posible, si sufres un accidente, la compañía se encarga de todas las gestiones solo lee cuidadosamente la póliza contratada y verifica que cubra en un 100% los gastos que te ocasiono el accidente.

¿Para qué necesito contratar una póliza contra accidentes y de protección jurídica?

Para que una compañía aseguradora pueda reclamarme, tanto amistosa, como judicialmente, los daños materiales, personales, lesiones, secuelas y días de baja que pueda sufrir en caso de un accidente de circulación, contra un vehículo causante.

Un seguro donde se reclamen los daños y perjuicios debidos al accidente es complementario y generalmente no te lo ofrecen las compañías de seguros en sus planes más usuales, ni está dentro de las pólizas de seguro de las competencias y eventos ciclistas, así como los que ofrecen las federaciones deportivas, puesto que el 85% de los accidentes, el culpable NO es el ciclista, tanto en la carretera, como en ciudad, como en el campo, tienes que estar atento con esos detalles, esperemos que nunca lo necesites pero hay que estar prevenido.

La cobertura del seguro es siempre que exista un accidente en bicicleta, haciendo cualquier uso de la misma, tanto sea propia, como alquilada, o bien de un tercero (desplazamientos por ciudad (medio de transporte), paseos, entrenamientos y/o competiciones. Consulta con un asesor en seguros y que te expliquen detenidamente que pueden hacer por ti.

En el caso de que no cuentes con un seguro y tengas un accidente en bici ¿Que puedes hacer?

Lo mejor y más recomendable es que busques un abogado de tu entera confianza, generalmente es trabajo del ministerio público determinar las causas y responsabilidades en un accidente pero hay veces que eso no ocurre, para eso necesitaras un abogado, si no tienes dinero para costear sus honorarios, solicita ayuda a la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, y da cuenta además de tu caso a la Secretaría de la Función Pública, esta dará seguimiento al desempeño de los funcionarios públicos que tengan que ver con tu caso incluyendo a los peritos y ministerios públicos, solicita además al Instituto Mexicano de Acceso a la Información que te informe de todos los pormenores de tu caso. Casi todos estos trámites se pueden hacer por vía de internet y telefónica.

Puesto que en el 85% de los casos el ciclista no es el culpable en el accidente de tráfico los gastos médicos e indemnizaciones por días laborables así como los daños sufridos a tu bicicleta son responsabilidad de quien te ocasiono el percance, si este está asegurado el seguro cubrirá casi todos los gastos que te ocasiono el responsable. Muchas veces esto no es totalmente cierto cubren lo indispensable y tratarán de no pagar más que lo que consideran que cubre el seguro, por lo que tendrás que solicitar además mediante un arreglo judicial o extra judicial que seas completamente resarcido. No te dejes es tu derecho y cuentas con el apoyo de la ley en México.

Sabemos que aún falta mucho para que podamos circular en bici con seguridad en México, pero una forma de hacer que esto suceda es informándonos y haciendo uso de nuestros derechos como ciudadanos, no podemos seguir en la apatía y la indolencia, seguramente algún día las acciones que tomemos hoy repercutan en nuestra seguridad futura.

 

Ni un ciclista atropellado más.

CARLOS CARREON JIMENEZ

Hola Tengo Despacho en Administración de Riesgos y Actualmente estamos promoviendo seguro para ciclista y el poder asegurar sus bicicletas me pongo a sus ordenes nextel 1325-0353 y 5566-4416

Calle Roma # 15 Despacho 203 Col. Juarez C.P. 06600

Comments are closed